In India, everything is possible (II)

Continuamos abriéndonos paso por estas tierras de los Rajputs, y cuando creíamos haber visto de todo, la India nos sigue sorprendiendo sin cesar.

Bundi nos recibió con sus callejas de color azul, con sus innumerables monos blancos de tamaño similar a un niño, comiendo los collares de flores cerca de los templos: eran los autenticos reyes de Bundi. A las cabras y a las vacas se unieron los jabalíes: todos rebozados en la misma mierda, comiéndose hasta los carteles de la pared. Lejos de existir un sistema de alcantarillado, la gente mea y caga en la misma calle sin ningun pudor, en especial los más pequeños. Y lo más impresionante de todo es que era una ciudad encantadora, como sus gentes. Las mujeres asoman su cabeza por minúsculas ventanas; los gremios repartidos por calles ejercen sus oficios; el lechero con la bici reparte por las casas; los vendedores por sus tiendas descalzos sobre un inmenso colchón que cubre el suelo ofrecen te para iniciar la negociación del articulo pertinente… y una mujer en especial, cuyo hobbie consistía en conocer distintas culturas, nos saluda y nos ofrece una amena conversación sentados en la puerta de su casa.

En Pushkar nos esperaban los ghats, un nuevo ritual que no alcanzamos a comprender donde los creyentes peregrinaban hasta allí, principalmente en luna llena, bañandose y echando al agua flores en busca de buena suerte. El juego de “quita y pon” de los zapatos ya era de risa, hasta el punto de que en algunas calles debían advertirte que justico ahí no pueden llevarse, luego sí, luego no, luego que se yo… y en este trajín conseguimos elaborar una resistente suela de residuos en nuestros pies, qué importaban ya los zapatos! La música y los monótonos cantos te envolvían definitivamente en el místico ambiente de esta ciudad, como no, con más vacas, más monos y más ardillas adornando este escenario.

Con Jaipur nos despedíamos del distrito más grande de la India: una capital de más de 2 millones de habitantes. Era conocida como la ciudad rosa, aunque más bien parecía anaranjada. La pobreza era abundate y el tráfico caótico y ruidosos se apoderaba de las calles tal como ocurría en Delhi, aceptando a los elefantes como el último grito en transporte, pero aquí el agobio de los comercios se hacía insoportable. Cualquiera podía perseguirte durante metros insistiéndote en la venta de un producto, desde zapatos hasta pegatinas en la frente; los rickshaws te interrumpían el paso para llevarte donde fuera y era difícil hacerles entender que sólo querías pasear; hasta varios barberos desocupados en la calle se ofrecían a afeitar a Gerardo! Tanta era la oferta y tanta la competencia que al final la venta rozaba la mendicidad. Muchas fábricas de joyas y seda estaban en los barrios y cabía la posibilidad de ir a conocerlas también.

De pronto un grupo de niñas callejeras se amontonan a nuestro alrededor “one rupie, one rupie”, y zas! un pisotón acaba rompiendo una de mis sandalias, si señor, justo cuando acababamos de mencionar lo sucio que estaba todo. Incapaz de caminar a la pata coja, en un arranque de impotencia me descalzo y varios indios mediante gestos me indican algo que no logro averiguar de que se trata. Seguimos caminando y un astuto zapatero agita un par de zapatos delante de mí… qué remedio! Anocheciendo y cansados de semejante caos, solo queriamos llegar al hotel pero sin saber por donde ir. Mientras preguntamos, varios rickshaws nos rodean discutiendo quien de todos nos llevara hasta nuestro destino sin hacerles entender una vez mas que sólo queremos caminar. En esto aparece en escena un nuevo personaje indio hablando italiano que desea conversar con nosotros e invitarnos a un te. Sin saber por que, aceptamos. Por un laberinto nos planta frente a su tienda ” ah no! no tenemos dinero! ” – aclaramos. ” Excusa!! solo parlar!! ” exclama abrazándonos con una amplia sonrisa que nos revela que carece de la mitad de los dientes. Con este personaje llamado Rakesh nos despedimos de Jaipur, pero la historia que con él vivimos merece una mención a parte…

Una paradita en Fatehpur para ver más templos, más fuertes, más mezquitas, que aunque no mencionemos apenas, hay una en cada rincón… Un guía aprendiendo español, dos españoles aprendiendo hindi y un grupo de turistas locales, que nunca habían visto a un blanco en su vida, nos dedican todas sus miradas. La más atrevida se acerca a pedirme una foto. Después la segunda… sin darme cuenta me encuentro ahogada en un mar de gente encantada y risueña queriendo hacer una foto más! Éste es el resultado final…

Y qué decir del Taj Mahal! pues que nadie lo pronuncia como los españoles y nos costó un siglo enterarnos de que hablábamos de la misma cosa cuando decían “Tach Mael“; por lo demás impresionante y preciosa tumba de los enamorados: “Aun puede valer“. A pesar de haberlo visto en un millar de fotos, tenerlo enfrente nos gusto más de lo esperado. Sin embargo Agra nos pareció un claro ejemplo de lo que el turismo puede llegar a desvirtuar la actividad de un pueblo y como la codicia contamina las intenciones. Más que nunca te sentías como un billete andante del que todos querían sacar un pellizquito.

Nuestra alegría es que ese mismo día con el billete de tren Agra-Varanasi recuperábamos la libertad de movimiento y decisión… En la estación descubrimos que buscarnos la vida no iba a ser nada fácil, pero sin duda divertido!

7 comentarios

  1. carrey said,

    febrero 6, 2010 a 11:13 am

    ualaaaaaaaa!! q pasada, me encantaria verlo ( a pesar de su masificacion turistica)

  2. Ester madre said,

    febrero 6, 2010 a 3:08 pm

    Y yo aquí …a la sopa boba,esperando vuestros relatos,que me acercan a una cultura tan antigua y desconocida para mí y de una forma tan cómoda.
    Realmente, y a pesar de todo , es la ciudad de la alegría.

    Besicos y achuchones .

  3. Tu pianista said,

    febrero 8, 2010 a 10:34 am

    “sin darme cuenta me encuentro ahogada en un mar de gente encantada y risueña queriendo hacer una foto más! Éste es el resultado final…”
    No pareces menos encantada y risueña que el mar de gente que te rodea.
    Los dos últimos relatos relatos llevan una carga de emotividad enorme, me imagino que la India por si solo es capaz de esto, pero las fotos y los relatos lo son todo.
    Seguid así de fuertes.
    Os veo bien.

    De mi parte un achuchón para ambos dos.

  4. LOS NIÑOS DE VINACEITE said,

    febrero 17, 2010 a 12:17 pm

    ¡HOLA ESTHER Y GERARDO!
    OS ESCRIBIMOS DESDE EL COLE DE VINACEITE.
    HEMOS VISTO VUESTRAS FOTOS DE LA INDIA Y NOS HAN GUSTADO MUCHO. QUEREMOS PREGUNTAROS UNAS COSAS.

    NEREA(4 años) :
    PRCE AI TANTA BSURA I PORCE ESN LA CSAS DSROZDAS
    (¿POR QUÉ HAY TANTA BASURA Y POR QUÉ ESTÁN LAS CASAS DESTROZADAS?)

    DENIS (5 años):
    CUANO VAS A BIR A ESAIA
    (¿CUÁNDO VAIS A VENIR A ESPAÑA?)

    UN BESO

    NEREA, DENIS, HAJAR y MIRIAM

    P.D. CONTESTAD EN MAYÚSCULAS PORFA, ESTAMOS INICIÁNDONOS EN ESTO DE LA LECTURA.

  5. calurera said,

    febrero 22, 2010 a 2:33 pm

    HOLA MIRIAM Y CHICOS Y CHICAS DE VINACEITE!
    NOS ALEGRA MUCHO QUE HAGAIS PREGUNTAS!

    NEREA, ALGUNAS PERSONAS NO TIENEN DINERO PARA QUE SUS CASAS ESTEN BONITAS.

    DENIS, VOLVEREMOS A ESPAÑA EL 18 DE MAYO. INTENTAREMOS IR A VEROS!

    UN BESO
    ESPERAMOS QUE SIGAIS HACIENDO PREGUNTAS

  6. lety said,

    marzo 25, 2010 a 1:08 am

    Hola!!
    Bueno, desde el principio he ido siguiendo el blog, ya está demás decir que dais mucha envidia, pero es que no sé ni qué decir, en serio, estoy en shock.
    Incluso en la etapa de Bolivia, que hay vi8ajes que yo misma he vivido, es que tal como lo cuentas tú, casi diría que suena mucho mejor de lo que ví!
    En esta etapa por India me perdí un poco con lo que ahora llevo dos horas ininterrumpidas de lectura de este best seller. Y de verdad, me impresiona hasta el punto de que muchas veces quiero opinar pero es que no tengo palabras!!
    Por otro lado, en ocasiones hasta me permito el lujo de leer los comentarios y para colmo cada quién te escribe desd una punta del globo, y yo aquí, en tierras mañas, recordando en qué momento me era suficiente haber cambiado guadalajara por esto, que no es mal cambio, pero que cada vez se me hace mas y mas insuficiente….
    En fin, es probable que no vuelva a pronunciarme pero es que no podía seguir resistiéndome a contaros que me lleváis en la maleta desde el principio…
    Pues hasta la vuelta que sí espero tener noticias, aquí me quedo leyendo y aprendiendo un montón de esa cultura tan desconocida para mi por ahorita.
    PD. me sorprende lo bien que os sale todo, no sé si la suerte viaja también con vosotros o las malas experiencias no se cuentan por aquí. espero de verdad que sea lo primero.
    Aaahh!! y una petición… no sé si se puede colgar una foto del mapa con la ruta, como hicisteis con sudamerica, sq yo de geografia mal, y m mata la curiosidad.
    Nada mas, q pa una vez que escribo…. miles de besos, cuidaos mucho y disfrutar a tope!!

  7. cristina said,

    abril 9, 2010 a 11:46 am

    hola esther!! (y compañia) sólo deciros que hay un libro muy interesante que me hizo aprender un poquito de la india, y que seguro os gustara leer a vuestra vuelta; muchas cosas ya las habreis vivido y otras quizas os ayuden a entender mejor…
    ahi va: EL PAIS DE LAS VACAS SIN OJOS, de Eugenia Rico
    ( si ya lo conociais pues nada… jeje)
    besos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: