Despues de la tormenta siempre llega la calma

Hemos alcanzado el sur de la India, que perfectamente podria ser otro pais: la gente y el ruido han disminuido. Por fin es posible descansar un poco…

El departamento de Goa nos recibe mejor de lo que esperabamos con Arambol, una de sus playas del norte. Goa fue en los agnos 60 la cuna de los hippies, hoy el ambiente persiste quiza mas como una manera de veranear que como una forma de vida. A pesar de haberla bautizado Enrique, un amigo frances, como “La India sin indios” y a pesar de que esperabamos encontrar muchos fiesteros de ” Peace and love”, debemos reconocer que no fue del todo asi pues parecia que habia espacio para todos y nos desperdigabamos sin molestarnos por las playas paradisiacas de cocoteros y arena blanca.

Nos alojamos en casa de unas rusas con Igor, un brasilero, y con Enrik, un frances. En realidad podria decirse que estabamos subalquilados por la rusa, pues ningun extranjero puede tener propiedades alli si no es a traves de un socio indio, pero por otro lado hay muchos extranjeros que viven en este lugar durante seis meses o mas.  De todas partes comerciantes vienen hasta aqui a montar sus chiringuitos: ropa variada adaptada al hippie, bolsos y pasminas, e incluso vimos joyas de Rajasthan y artesania tibetana… que con el calor que hacia no se cuantos guantes de piel venderia… El yoga era la actividad mas cotizada en estos lares, al igual que en Varanasi, y en la misma playa los grupos se juntaban al atardecer para despedir al sol… Bueno, imagino que esa cantidad de peripecias que desarrollaban, algunos con mas destreza que otros, eran para eso.

Fueron dias de relax, pero necesitabamos mas: a lo bueno es tan facil acostumbrarse… bajamos pero la costa hasta Gokarna, ya en el departamento Karnataka, por supuesto con otro idioma, el Carana, igual de initiligible que el hindi. Nos fuimos hacia las playas dejando a un lado el pequegno pueblo y nos alojamos en casa de Sunita, una santa mujer, a un lado la playa, al otro los cultivos… idilico a mas no poder. Para mi uno de esos paisajes que te maravillan, que te dejan ensimismado, que no podias creer que existieran.

La playa tan amplia que podias perderte en un largo paseo; cangregillos en la arena, “pececillos a la mar”… ” Que es eso que salta? Un delfin! Flipa!” Si, delfines junto a la costa nadando mas adentro: unos minutos fascinantes. “Mira, ya vienen los barcos”, las mujeres con sus cestas van llegando, los chavales con las maderas se preparan para atrancar la barca en la arena. Todos ayudan a hacerlo entrar, todos se reparten la mercancia, y las mujeres se ayudan unas a otras a montar las cargas sobre las cabezas: al mercado a vender pescado fresco.

 Otra barca, y otra  y otra. Son pequegnas pero llegan suficientes para abastecer a todos. El sistema es rudimentario: aqui parece que las personas todavia se necesitan unas a otras… Podria llamarse a eso subdesarrollo? Yo la verdad, cada dia tengo mas dudas sobre lo que es desarrollo y calidad de vida.

Que mas contar sobre dias de playa y descanso? Pues eso, nos bagnamos, nos tiramos al sol, comimos frutas a mansalva, leiamos, hablabamos y caminabamos descalzos por la arena, y entre tanto nos paraban los indios para pedirnos una foto tras otra, sin saber en que momento nos habiamos hecho famosos en Gokarna… En fin! Haciendo justicia a la dura vida del turista…

En cambio si que querria hacer mencion a Sunita, la mujer de la casa donde dormimos. Al poco de llegar nos sorprendio el ruido del interior de la casa, algo asi como un mugido. “Que tienen una vaca en casa o que?” – se cuestiono Gerardo – ” Yo con estos indios ya cualquier cosa. Igual esta pariendo la vaca, o muriendose!” – razone sin mucha conviccion. A la magnana siguiente, apenas tras 30 minutos de habernos levantado, el ruido comenzo otra vez. No cesaba, e incluso a veces parecia como si se transformara en risa por unos segundos, sin poder evitar aludir al chiste facil ” Gerardo, la vaca que rie!”. Sunita esa tarde salio a estar con nosotros mientras contemplabamos como trabajaban en el campo los hombres y mujeres, regando con dos vasijas y esparciendo el agua con sus manos; cebollas, judias, carambolas, rabanetas… un verde inteso, palmeras de fondo con sus cocos en la punta… sin ruido, sin humo… la autentica paz. Con su escaso ingles y el mio, poco fluido, conversamos mas bien a base de gestos y sonrisas. Nos saco te y dulces, nos hablo de su familia y de pronto surgio la inevitable pregunta:

– What is this sound? (que es ese ruido?)

– My son (mi hijo)

Su hijo? me habra entendido bien?  Deje que el silencio diera pie a alguna aclaracion sin ser indiscreta…

– Mi hijo esta viendo la TV.

Sera la TV? Escuche de nuevo y el mugido se torno en risa como esa misma magnana: era su hijo. La sorpresa me dejo muda. No me atrevi a preguntar la siguiente obviedad, “que le pasa”, e imagine simplemente que seria retrasado mental. Ella debio leer mi mirada, adivino lo que pensaba y entro en casa para salir al patio con su hijo, ” Axe, mira, unos amigos extranejros”. Axe, que significa sacrificio, habia sufricio un accidente cerebro vascular hace 3 agnos, y debido al medico y a los medios del pueblo, habia quedado con grandes secuelas entre ellas la incapacidad de hablar. Sunita nos  conto que a Axe le encantaban las visitas de los extrenjeros y solia hablar con ellos en ingles. Le sujetaba con fuerza pues sus movimientos eran bruscos cuando queria acercarse a darnos la mano o simplemente acomodarse en el asiento, se le caia la baba y de repente sus piernas parecian temblar por las fasciculaciones. Su madre lo miraba con una ternura infinita, pero en sus ojos se  dibujaba una emocion contenida… o sera la mia? Sunita pasaba dia y noche cuidando de su hijo, y sacrificaba su vida por la suya, que madre no haria eso por un hijo? Pero lo que mas me llamo lo atencion fue la sonrisa, la paz que desprendia esta santa mujer… A partir de esa tarde ya no oimos mas mugidos: era la risa de Axe. Su voz.

08/03/10, Thekkady

3 comentarios

  1. Primo Guille said,

    marzo 8, 2010 a 10:10 pm

    Primor, que gozada meterse en tu viaje a través de tus palabras y esas fotos cojonudas.
    Un besico desde Genova.

  2. Tu pianista said,

    marzo 10, 2010 a 1:09 pm

    Conseguís con vuestros relatos dejarme tan sorprendido, como me imagino que Mozart sorprendió a la aristocracia y realeza europea con 5 años. Hago referencia a este “chico” porque en cuanto a romanticismo me parecéis unos alumnos aventajados.
    ¡Salud!
    PD. las fotos y el relato ¡una preciosidad!, pero vosotros sois capaces de mejorarlas/lo.

  3. rosa said,

    marzo 31, 2010 a 7:34 pm

    anda ester q no lo gozarian los indios contigo luciendo bikini!!jajajaja!!! yo creo q no han visto tanta carne en su vida! mirala q mona ella!!!
    guapa mas q guapa


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: