La tierra de los Toraja

En el corazon de Sulawesi los cristianos conservan toadavia los ritos ancestrales para decir el ultimo adios, que es el mas importante por ser determinante para que el alma alcance el paraiso.

Nosotros nos acercamos a Rantepao, la capital de la region, buscando la oportunidad de asistir a una de estas ceremonias. Al principio nos resultaba violento ir a un entierro de un desconocido en la otra punta del globo a curiosear, como quien dice, pero resulta que esta aceptado con normalidad siempre y cuando se respeten los protocolos. Los invitados deben saludar a la familia para ser aceptados, y ofrecerles un regalo, desde cigarrillos o azucar hasta un bufalo albino valorado en miles de euros… en nuestro caso basto con un carton de tabaco.

Aqui cuando una persona muere se le embalsama y se le considera enfermo hasta la celebracion del evento, donde oficialmente muere. En este tiempo primero de postracion se le denomina Tomacula, vive bajo el mismo techo que los familiares y se le sigue ofreciendo comida como a uno mas, aunque es obvio que no la tomara… El periodo de espera puede prologarse dias, meses e incluso agnos hasta que los hijos acuerden la fecha. Mientras tanto se hacen los preparativos como construir los recientos para los invitados que pueden acudir por miles, u otro menesteres para un funeral que puede prolongarse hasta una semana…. es necesario ahorrar mucho dinero para un gran ceremonia. Ademas de las oraciones en nombre del difunto, o Tomate, como ellos lo denominan, realizan una gran cantidad de sacrificios de animales en vivo y en directo, que seran luego repartidos como festin para los comensales segun su clase social. Los cerdos y los bufalos son los “afortunados”, se cuentan por centenas los unos y decenas los otros, en dependencia de la edad, el sexo y el estatus social del Tomate. Mayor sera el numero si es anciano, mujer y rico.

En el preciso instante en le que llegamos de la mano del guia al entierro de un joven de 28 agnos con el carton de tabaco en las manos y los pies sobre un mezcla de barro y sangre cubierto por hojas de banana, senti que el pasado se habia reencarnado en el presente. Los cerdos chillaban asustados atados de pies ymanos en cagnas de bambu forcejeando sin exito en un intento de escaparse ante la barbarie que antes sus ojos sufrian sus semejantes. El ambiente solemne pero distendido. El aire olia a estiercol y sangre fresca. Los organos recien descuarticados yacian sobre el barro y eran entregados uno por uno a los invitos por un honorable segnor con microfono. Las mujeres, vestidas de negro, repartian dulces, te y cafe. Los nignos, como no, jugaban. Hechos los sacrificios, tres bufalos y cien cerdos, comenzaba la misa, la familia hablo, canto y la tristeza broto en silenciosas lagrimas entre los presentes. Llegado ese momento tan emotivo nos sentiamos dos autenticos extragnos, por lo que decidimos irnos cautelosamente antes de que nos ofrecieran algun pedazo de carne de los cerdos que minutos antes morian en el mismo escenario en el que ahora el cura rezaba desde le pulpito la version bahasa del Padre Nuestro. Por ultimo, el entierro en si mismo se lleva a cabo en una gran roca familiar, donde generacion tras generacion se colocan los cuerpos; en determinados casos, tambien se representa al difunto con una estatua tallada en madera, vestida con sus ropas y colocada en un balcon junto a otras… una tetrica imagen! (la tenemos en foto, pero no podemos colgarlas por problemas tecnicos que se escapan de nuestro entendimiento.)

La cultura Toraja se refleja tambien en las casa, Tongkonan, pintadas con una detallada simbologia en 4 colores (negro, rojo, naranja y blanco), adornados en la fachada con una coleccion de cuernos de bufalos de entierros anteriores y una o dos cabezas del venerado animal tallados en madera. Se alzaban sobre pilones las tres unicas habitaciones que conformaban el hogar y el techo de bambu cobraba la forma de una barca mirando siempre hacia el Norte de donde creen que proceden sus antepasados.

El paisaje montagnoso se viste con inumerables campos de arroz, con flores, con frutas. El clima monzonico aqui tiene horario: por las magnanas sale el sol, en la tarde las lluvias lo bagnan todo.

Despues de 4 dias nos vamos con la sensacion de haber viajado en el tiempo mas que en el espacio.

Anuncios

1 comentario

  1. rosa said,

    abril 20, 2010 a 11:30 am

    Pobre cerdito…. y q grimilla lo del entierro…. pero q bien q podais hacer cosas mmmmmmmmmm ” diferentes?”
    las casas una pasada, pudisteis entrar en alguna?
    q bien q ya qede poco para tu vuelta, y q penita a la vez! intentaremos q tu fiesta de bienvenida tenga algun sacrificio animal, para q no eches de menos aquello… jeje
    muak


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: