Bienvenidos a Bolivia

Entrar a Bolivia es como abrir una máquina del tiempo, alejándote de pronto de toda realidad conocida. Ante tus ojos se suceden imágenes que se aferran a tu retina, que se pegan en tu estómago formando un nudo y cerrándote la boca. El cerebro se fatiga intentando descifrar la lógica que conduce este país y sobreviene el cansancio, a menudo, antes de lo esperado.

Lee el resto de esta entrada »